MURO DE CONTENCION DEL JARDIN BOTANICO

Ficha técnica

Situación: Avda. Complutense s/n, frente a la Facultad de Ciencias de la Información.

Autores y datación: Eduardo Torroja en colaboración con Agustín Aguirre; 1929 (proyecto); 1930-1932 (construcción)

Descripción

Tiene 105 metros de longitud total, y está formado por cinco tramos con forma de greca en planta. En su elevación supone una altura que oscila entre los 12 metros en sus arranques, hasta alcanzar progresivamente los 24 metros en el centro. Obra de hormigón armado con contrafuertes triangulares internos apoyados en zapatas trapezoidales  y bóvedas rebajadas de enlace sobre una modulación rítmica constante de 4,5 metros.

Historia

Surge como respuesta al trazado recto y casi horizontal de la avenida del Paraninfo en su cruce con la vaguada de Cantarranas, que suponía un desnivel del orden de 18 m. en el cauce del arroyo. Es un muro de contención de tierras sobre un “puente enterrado” que permitía el fluir del arroyo natural en su parte inferior. Para ello se disponen entre los contrafuertes unas bóvedas de hormigón en su parte baja que, recibiendo el peso de las tierras de relleno estabilizan el muro ante el vuelco y forman los “ojos” filtrantes para el paso del agua.

Aunque no se llegó a ejecutar en su totalidad, el muro tenía previsto un revestimiento decorativo de nichos y pilastras con una gran fuente mural en su eje. El desnivel se salvaba con escaleras y plataformas, constituyendo una composición monumental transversal a la vía del Paraninfo que se correspondía con la puerta de acceso al Jardín Botánico. Es de suponer en este proyecto una estrecha colaboración entre el ingeniero Eduardo Torroja y el arquitecto  Agustín Aguirre. De hecho, la modulación final de 4,5 m. entre los contrafuertes se definió más por razones compositivas que las estrictamente estructurales.

Imágenes

Proyecto inicial 1929

Viaducto en construcción 1930-1931 (Folleto CU 1931)

Proyecto final del tratamiento exterior del muro, no realizado

La estructura acabada hacia 1935

Curiosidades

Esta importante obra de ingeniería es casi ignorada en la actualidad, pues la vaguada ha sido en gran parte rellenada, construyéndose en sus inmediaciones la Facultad de Ciencias de la Información en los años setenta. Tan sólo se reconoce por unos anodinos dados de granito con barandillas y bancos que rematan  la coronación del gran muro. Para contribuir a su memoria, y gracias a un trabajo de reconstitución virtual,  se ofrecen unos montajes fotográficos que permiten delatar su presencia en el subsuelo, evidenciando paradójicamente  el gran valor plástico o visual de esta obra destinada desde su origen a permanecer oculta.

TwitterFacebookGoogle+LinkedInPinterestEmail

Comments are closed.